Potabilización

A la salida de nuestros embalses, se realiza el primer tratamiento del agua (preoxidación), basado en la adición de un compuesto químico denominado permanganato potásico, que contribuye a la eliminación de hierro, manganeso, algas, plancton, hongos y bacterias. Además es un producto químico excelente para la eliminación de sustancias orgánicas que le dan al agua mal olor, color y sabor.


Posteriormente, el agua comienza una larga travesía a través de una amplia red de tuberías hacia las 4 plantas de tratamiento de las que dispone este Consorcio de Aguas, para transformarla en agua apta para su consumo.


A continuación, veremos el tratamiento que recibe el agua una vez dentro de nuestras plantas de potabilización.


Cuando el agua llega a las Plantas de Tratamiento, comienza un profundo proceso de limpieza y depuración, que pasa por diferentes fases, precloración, tratamiento con carbón activo, ajuste del pH, coagulación, floculación, decantación, filtración y desinfección final. Veamos en que consiste cada una de estas fases.


Precloración.- A la llegada a la planta, se realiza un primer tratamiento con cloro, buscando varios objetivos. En primer lugar, se pretende eliminar determinados minerales disueltos que contiene el agua procedente de nuestros embalses, como hierro o manganeso. Además, esta primera cloración permite la eliminación de otros contaminantes presentes en el agua como el amoníaco, la materia orgánica, bacterias y algas.


Adsorción con Carbón Activo en Polvo.- Ocasionalmente, cuando el agua de nuestros embalses presenta algunos microcontaminantes indesesables, como los plaguicidas, se procede a eliminarlos mediante la adición de carbón activo en polvo. Se trata de un reactivo que presenta una estructura porosa en la que quedan secuestrados estos contaminantes Posteriormente, este carbón que contiene en su interior estos contaminantes es eliminado del agua mediante decantación.


Ajuste del pH.- Para que el tratamiento de potabilización se desarrolle adecuadamente debe mantenerse controlado el grado de acidez o pH del agua Para ajustar este parámetro hasta los valores deseados se recurre a la dosificación de Dióxido de Carbono. Se trata de un tratamiento esencial para el buen funcionamiento de las restantes etapas que veremos a continuación.

Coagulación-Floculación-Decantación.- La siguiente etapa del tratamiento persigue la eliminación de partículas muy finas y ligeras que le dan turbidez al agua. Estas partículas no decantan por sí mismas, por lo que para eliminarlas del agua, se recurre a la adición de dos reactivos químicos conocidos como coagulante y floculante. Este tratamiento también permite la eliminación de materia orgánica y de ciertos microorganismos patógenos. Este proceso se lleva a cabo en grandes estructuras de hormigón conocidas como decantadores. En el fondo de estos decantadores, se depositan las partículas que le daban turbidez al agua, mientras que por su superficie sale el agua clarificada hacia el seguimiento tratamiento.


Filtración.- El agua que sale de los decantadores pasa por un sistema de filtración que contiene unos 70 cm de arena silícea, en la que quedan retenidas todas aquellas impurezas que aún contenía el agua.


Conforme el agua atraviesa el filtro en sentido descendente la arena se va ensuciando progresivamente de todas aquellas impurezas que va retirando del agua. Por este motivo, cada cierto tiempo se debe proceder al lavado de esta arena para su posterior reutilización una vez limpia.


El proceso de limpieza de esta arena resulta bastante curioso y llamativo.


En primer término, se hace pasar un pequeño caudal de agua desde abajo hacia arriba del filtro de arena, acompañado del suministro de un importante caudal de aire en el mismo sentido. Esta primera etapa permite desprender la suciedad que estaba adherida a la arena.


Finalmente, se desconecta el paso de aire y se aumenta el caudal de agua de lavado hasta que el agua que sale por el filtro está totalmente limpia. Toda el agua empleada en esta etapa de lavado se conduce hacia la entrada de la planta para ser sometida a tratamiento.


En un futuro cercano, nuestras instalaciones contarán con un doble sistema de filtración, de tal modo que el agua que salga de los filtros de arena será sometida a otra etapa de filtración, en esta ocasión a través de un lecho que contendrá carbón activo en grano. Este sistema doble de filtración se encuentra ya operativo en la Planta de Tratamiento de Paterna de Rivera, estando en fase de proyecto para el resto de plantas.


Desinfección.- Una vez filtrada, el agua es sometida a un nuevo tratamiento con cloro, aunque en esta ocasión el objetivo que se persigue es exclusivamente la desinfección del agua, es decir, la destrucción de aquellos microorganismos patógenos que pueden causar enfermedades tales como: tifus, cólera, disentería, hepatitis, poliomelitis, etc.


ANIMACIÓN DEL CICLO DEL AGUA

  • TFN:(+34) 956 329871 - FAX:(+34) 956 323106
  • Calle Ancha nº 3. 11404. Jerez de la Frontera. Cádiz
  • consorcio.aguas@cazg.es
TELÉFONO DE EMERGENCIAS 24 HORAS
956 167 144